lunes, 12 de noviembre de 2007

Como decíamos ayer... por el 2001... en La Nación

Los lectores remiten ideas y aportes muy interesantes. La mayoría desea replantear, volver a las bases, ponerle contenido a las formas, volver a empezar, anhela otra justicia, educación, salud y seguridad, otros dirigentes, otros medios de comunicación, un estado existente (presente y mandante), reclama terminar con la corrupción, la deshonestidad, la impunidad, en definitiva quiere otra realidad, no ésta (la palpable), sino otra, en general, la añorada: cuando yo era chica..., cuando vine de..., cuando teníamos..., cuando podíamos..., en síntesis, cuando éramos..., y, ahora...no somos.
Sinceramente, creo que este es el punto: Hoy, parece que no somos, no podemos, no sabemos, y por ende, esto no va para ningún lado, y digo que parece, porque creo que es lo que le termina pareciendo a mucha gente, debido a que alguna otra gente se para desde allí para describir, juzgar o decidir y coincidentemente esa gente se encuentra al frente de ámbitos socialmente influyentes (dirigentes, periodistas, docentes, políticos, etc.) que hacen escuela rápidamente con la conocida metodología de la "Gata Flora", de allí que pasemos esquizofrénicamente -por ejemplo- del general ataque privatizador a la búsqueda irrefrenable del estado protector.
Esta es la cuestión a resolver, un tema filosófico-ético-moral-estético, no se trata de esperar el ataque extraterrestre de seres impolutos, no es real, pero sí quizás sea el momento de perdonarnos algunas cosas, de admitir otras y de fortalecernos en lo que encontramos de valedero en esta realidad: en la conformación de nuestras familias, en nuestra riqueza estructural y natural, en los valores de solidaridad, en nuestro inmanente creativo social y también, porque no, en "el coro de muchachas vestidas de percal" (aprendiendo a ponerle límites).
En el fondo se trata de ver, sentir y actuar esta realidad, porque sencillamente es la nuestra, la que nos tocó vivir. Podemos quejarnos, criticarla y des-conocerla o intentamos amigarnos, es decir, re-conocerla, quizás así...entre todos y para todos podamos concretar el deseado sueño de refundar la nación, que no es otra cosa que empezar de nuevo, pero, con fundamento.

Cambio de Epoca

La época que vivimos esta cambiando, dan cuenta de ello las situaciones cotidianas por las que atraviesan las personas, cuando al intentar resolver problemas con los recursos comúnmente utilizados los resultados no tienen el efecto esperado, cuando en conversaciones habituales no hay comprensión del otro y sus necesidades, cuando se ve, lee o participa de múltiples informaciones y no se comprende lo que ocurre y si se entiende, se cree que es resultado de fuerzas invisibles, lejanas e inasibles.
El mayor conflicto actual es el enojo que produce esta realidad difícil de asir y meter en el marco de una creencia, ideología, modelo, patrón o paradigma. En definitiva, la dificultad que aparece en el lugar de la seguridad, en donde todo esta bajo control, donde se sabe que tiene un orden, como la naturaleza de las cosas. La confusión reinante, real y palpable, unida al desconcierto que produce no poder asirla, abarcarla, lleva indefectiblemente a preguntas como ¿Qué y cómo hacer? ¿Qué hacer con los planes? ¿Qué hacer con los sueños? En definitiva, las personas tienden a replantearse –centralmente- la actividad, es decir, las formas que evidencien congruencia entre la época que vive y la interioridad personal, individual, finita y concreta.
Este es uno de los grandes desafíos que quiero encarar en este blog.

Acerca de Nueva Realidad

Para entender el sentido de la creación de este espacio es importante comenzar por el principio. Muchas veces nos chocamos con las cosas que nos suceden en la vida, crecemos a los golpes de realidad, sinembargo hoy, en este tiempo tan particular en la historia de las personas, no nos chocamos con la realidad sino que la mayoria de las veces suele pasarnos por arriba como un torbellino, con una violencia y velocidad tal que hasta solemos no dar credito a su veracidad. Pero, aunque a veces no nos guste admitirlo, "La realidad ES" y la percibamos o no, la admitamos o no, tiene sentido y nos involucra.

El espacio que hoy innauguro intenta, desde un humildisimo lugar de lo personal y singular, dar una contención, análisis y proyección de la nueva realidad que hoy transitamos. Leída ésta desde sus más variadas miradas: sociales, políticas, culturales, religiosas, atravesadas -indefectiblemente- por la mirada personal, que espero se enriquezca, transforme y trascienda con la reflexión y el aporte de cada uno de los que participe de este desafío.