viernes, 27 de marzo de 2015

Reflexiones de Francisco en la 4ta. semana de marzo de 2015 (*)


“Hemos pensado proponerles hoy: renovar la oración para el Sínodo de los Obispos sobre la familia. Quisiera que esta oración, al igual que todo el camino sinodal, esté animada por la compasión del Buen Pastor por su rebaño, especialmente por las personas y familias que por diversos motivos están «cansadas y abatidas, como ovejas que no tienen pastor» Así, sostenida y animada por la gracia de Dios, la Iglesia podrá estar aún más comprometida y más unida, en el testimonio de la verdad del amor de Dios y de su misericordia por las familias del mundo, ninguna excluida, tanto dentro como fuera del redil. Les pido que por favor no hagan faltar su oración. Invito a rezar también a cuantos se sienten alejados, o que ya no están acostumbrados a hacerlo. Esta oración por el Sínodo sobre la familia es por el bien de todos. Ahora la rezamos juntos: Jesús, María y José, en ustedes contemplamos el esplendor del amor verdadero, a ustedes nos dirigimos con fe. Santa Familia de Nazaret hagan nuestras familias lugares de comunión y cenáculos de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas. Santa Familia de Nazaret, que nunca más en las familias haya violencia, cerrazón y división: quienquiera haya sido herido o escandalizado conozca pronto el consuelo y la sanación. Santa Familia de Nazaret, que el próximo Sínodo de los Obispos pueda volver a despertar en todos la conciencia del carácter sagrado e inviolable de la familia de su belleza en el proyecto de Dios. Jesús, María y José, escuchen, atiendan nuestra súplica. Amén”. 25/3/2015. Audiencia General. RV.

 “¿Cuántos están «un poco envenenados» de insatisfacción? Oímos decir: «Sí, verdaderamente, Dios es bueno, pero cristianos sí, pero...». Son los que, no terminan de abrir el corazón a la salvación de Dios y piden siempre condiciones; los que dicen: Sí, sí, sí, yo quiero ser salvado, pero por éste camino. Es así que el corazón se envenena. Es el corazón de los «cristianos tibios», que tienen siempre algo de qué lamentarse: pero el Señor, ¿por qué me ha hecho esto? –Pero te ha salvado, te ha abierto la puerta, te ha perdonado muchos pecados– Sí, sí, es verdad, pero... El israelita en el desierto decía: Yo quisiera agua, pan, eso que me gusta, no esta comida tan ligera. Estoy hastiado. Y también nosotros muchas veces decimos que estamos hastiados del estilo divino. No aceptar el don de Dios con su estilo, ese es el pecado; ese es el veneno; lo que nos envenena el alma, te quita la alegría, no te deja seguir”. 24/3/2015. Sta. Marta. L’Osservatore Romano.

“Y la Biblia nos dice que en la misericordia está precisamente el justo juicio. Y las tres  mujeres –la santa, la pecadora y la necesitada, figuras alegóricas de la Iglesia– sufren de esta falta de misericordia. También hoy, el Pueblo de Dios, cuando encuentra a estos jueces, sufre un juicio sin misericordia, sea civil, o eclesiástico. Y donde no hay misericordia, no hay justicia. Cuando el Pueblo de Dios se acerca voluntariamente para pedir perdón, para ser juzgado, cuántas veces, cuántas veces encuentra a alguno de estos”. “Sólo querría decir una de las palabras más bellas del Evangelio que a mí me conmueve tanto: ¿Ninguno te ha condenado? –No, ninguno, Señor –Tampoco yo te condeno’. No te condeno: una de las palabras más bellas porque está llena de misericordia”. 23/3/2015. Sta. Marta. RV.

(*) Reflexiones del Papa Francisco. Síntesis semanal, en base a extractos textuales. Producido por María Cristina Camacho de Armas para su difusión en: camachodearmas@gmail.com, https://www.facebook.com/catedrafrancisco y http://nueva-realidad.blogspot.com.ar/

jueves, 19 de marzo de 2015

Reflexiones de Francisco en 3er. semana de marzo de 2015(*)

“Mañana celebraremos la Solemnidad de San José, Patrono de la Iglesia Universal. Queridos jóvenes, vean en él un ejemplo de vida humilde y discreta. Queridos enfermos, lleven su cruz con la actitud de silencio y de adoración del padre putativo de Jesús. Y, ustedes, queridos recién casados, construyan su familia sobre el mismo amor que ligó a José y a la Virgen María”. 18/3/2015. NewsVa.
“Ellos nos recuerdan que todos hemos sido totalmente dependientes de los cuidados de otros. También Jesús, como nos muestra el misterio de la Navidad. En el Evangelio se elogia a los “pequeños”, a los que necesitan ayuda, especialmente a los niños. Ellos son una riqueza para la Iglesia y para nosotros: nos hacen ver que todos somos siempre hijos, necesitados de ayuda, necesitados de amor y perdón, que son las condiciones para entrar en el Reino de Dios. Los niños desmontan la idea de creernos autónomos y autosuficientes, como si nosotros nos hubiéramos dado la vida y fuéramos los dueños, en vez de haberla recibido. Los niños nos enseñan también el modo de ver la realidad de manera confiada y pura. Cómo se fían espontáneamente de papá y mamá, cómo se ponen sin recelos en manos de Dios y de la Virgen. Sienten con sencillez las cosas, sin ver en ellas únicamente algo que puede servirnos, que podemos aprovechar”. 18/3/2015- Audiencia General. Catequesis de la Familia: los Niños. NewsVa.
“Estamos en Cuaresma, tenemos que convertirnos. Alguien, dijo Padre, hay tantos pecadores por la calle: los que roban, los que están en los campos nómadas... y nosotros despreciamos a esta gente. Pero a este se le debe decir: ¿Y tú quién eres, que cierras la puerta de tu corazón a un hombre, a una mujer, que tiene ganas de mejorar, de volver al pueblo de Dios, porque el Espíritu Santo ha obrado en su corazón?. Incluso hoy hay cristianos que se comportan como los doctores de la ley y hacen lo mismo que habían hecho con Jesús, objetando: Pero este, este dice una herejía, esto no se puede hacer, esto va contra la disciplina de la Iglesia, esto va contra la ley. Y así cierran las puertas a muchas personas. Por ello, pidamos hoy al Señor la conversión a la misericordia de Jesús: sólo así la ley estará plenamente cumplida, porque la ley es amar a Dios y al prójimo, como a nosotros mismos”. 17/3/2015. Sta. Marta. NewsVa.
“Hay una metáfora que nos pueda hacer comprender: es como si una joven con su novio o el joven con su novia pensase: cuando estaremos juntos, cuando nos casemos... He aquí, precisamente, el “sueño” de Dios: Dios piensa en cada uno de nosotros, nos quiere mucho, sueña con nosotros, sueña con la alegría de la que gozará con nosotros. Y es precisamente por esto que el Señor quiere “re-crearnos”, hacer de nuevo nuestro corazón, “re-crear” nuestro corazón para hacer triunfar la alegría. ¿Habéis pensado alguna vez: el Señor sueña conmigo, piensa en mí, yo estoy en la mente, en el corazón del Señor, el Señor es capaz de cambiarme la vida?”. 16/3/2015. Sta. Marta. L’Osservatore Romano.

(*) Reflexiones del Papa Francisco. Síntesis semanal, en base a extractos textuales. Producido por María Cristina Camacho de Armas para su difusión en: camachodearmas@gmail.com, https://www.facebook.com/catedrafrancisco y  http://nueva-realidad.blogspot.com.ar/

viernes, 13 de marzo de 2015

Reflexiones de Francisco en 2da. semana de marzo de 2015(*)

“Son «el hombre santo, la mujer santa, el niño, el joven santo, el sacerdote santo, la religiosa santa, el obispo santo...»: es decir, los «que no tienen el corazón endurecido», sino «siempre abierto a la palabra de amor del Señor», los que «no tienen miedo de dejarse acariciar por la misericordia de Dios. Por eso los santos son hombres y mujeres que comprenden tantas miserias, tantas miserias humanas, y acompañan al pueblo de cerca. No desprecian al pueblo». 12/3/2015. Sta. Marta. RV.
Jesús dice: ‘El que no está conmigo, está contra mí’. Pero ¿no habrá un camino de compromiso, un poco aquí y un poco allá? No. O estás en el camino del amor, o estás en el camino de la hipocresía. O te dejas amar por la misericordia de Dios, o haces lo que quieres, según tu corazón, que se va endureciendo, cada vez más. ‘El que no está conmigo, está contra mí’: no hay un tercer camino de compromiso. O eres santo, o te vas por el otro camino. ‘El que no recoge conmigo’, deja las cosas… No. Peor aún: desparrama, arruina. Es un corruptor. Es un corrupto, que corrompe”. 12/3/2015. Sta. Marta. RV.
“La ancianidad contiene una gracia y una misión: la ancianidad es una vocación. Este período de la vida es diferente de los otros y un poco tenemos que “inventárnoslo” porque nuestras sociedades no están listas, espiritual y moralmente a dar a este momento de la vida su pleno valor”. “Los abuelos de hoy están llamados a formar un coro permanente en el gran santuario espiritual de nuestro mundo, a sostener con su oración e infundir ánimo con su testimonio a cuantos luchan en el campo de la vida. La plegaria de los mayores es un gran don para la Iglesia; y sus palabras, una inyección de sabiduría para la sociedad, muchas veces ocupada en mil cosas y distraída de lo esencial. El corazón de los abuelos, libre de resentimientos pasados y de egoísmos presentes, tiene un atractivo especial para los jóvenes, que esperan encontrar en ellos un apoyo firme en su fe y sentido para su vida”. 11/3/2015. Catequesis Familia: Abuelos. RV.
“Ante todo, pedir perdón no es un simple pedir disculpas sino que es ser consciente del pecado, de la idolatría que construí, de las muchas idolatrías; en segundo lugar, Dios siempre perdona, siempre, pero pide que también yo perdone, porque si yo no perdono, en cierto sentido es como si cerrase la puerta al perdón de Dios. Una puerta, en cambio, que debemos mantener abierta: dejemos entrar el perdón de Dios a fin de que podamos perdonar a los demás”. 10/3/2015. Sta. Marta. NewsVa.

(*) Reflexiones del Papa Francisco. Síntesis semanal, en base a extractos textuales. Producido por María Cristina Camacho de Armas para su difusión en: camachodearmas@gmail.com, https://www.facebook.com/catedrafrancisco y  http://nueva-realidad.blogspot.com.ar/

viernes, 6 de marzo de 2015

Reflexiones de Francisco en 1er. semana de marzo de 2015(*)

“Hay muchas personas que conducen su vida de forma difícil, pero si yo tengo el corazón mundano, jamás comprenderé esto. Con el corazón mundano no se pueden comprender la carencia y la necesidad de los demás. Con el corazón mundano se puede ir a la iglesia, se puede rezar, se pueden hacer muchas cosas. Pero Jesús, en la oración de la última Cena, ¿qué pidió? Por favor, Padre, cuida a estos discípulos, de modo que no caigan en el mundo, no caigan en la mundanidad. Y la mundanidad es un pecado sutil, es más que un pecado: es un estado pecaminoso del alma”. 5/3/2015. Sta. Marta. NEWS VA.
“En occidente, los estudiosos presentan el siglo actual como el siglo del envejecimiento: los hijos disminuyen, los viejos aumentan. Este desequilibrio nos interpela, es más, es un gran desafío para la sociedad contemporánea. Sin embargo una cierta cultura del provecho insiste en hacer ver a los viejos como un peso, una “lastre”. No sólo no producen sino que son una carga. En fin, ¿cuál es el resultado de pensar así? Hay que descartarlos. ¡Es feo ver a los ancianos descartados, es una cosa fea, es pecado! ¡No nos atrevemos a decirlo abiertamente, pero se hace! Hay algo vil en este acostumbrarse a la cultura del descarte. Pero nosotros estamos acostumbrados a descartar a la gente. Queremos remover nuestro acrecentado miedo a la debilidad y a la vulnerabilidad; pero de este modo aumentamos en los ancianos la angustia de ser mal soportados y abandonados”. 4/3/2015. Audiencia General: Catequesis de la Familia: Ancianos. RV.
“Cuando uno aprende a acusarse a sí mismo es misericordioso con los demás». Y puede decir: ¿Pero quién soy yo para juzgarlo, si soy capaz de hacer cosas peores?. Es una frase importante: ¿quién soy yo para juzgar al otro?». Esto se comprende a la luz de la palabra de Jesús sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso y con su invitación a no juzgar. En cambio cómo nos gusta juzgar a los demás, hablar mal de ellos. Sin embargo, el Señor es claro: no juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Es un camino ciertamente no fácil, que inicia con la acusación de uno mismo, inicia con esa vergüenza delante de Dios y con la petición de perdón a Él: pedir misericordia. Precisamente de ese primer paso se llega a esto que el Señor nos pide: ser misericordiosos, no juzgar a nadie, no condenar a nadie, ser generosos con los demás”. 2/3/2015. Sta. Marta. RV.

“¡El dinero es el estiércol del diablo! Cuando el dinero se vuelve un ídolo, manda las opciones del hombre Y entonces arruina al hombre y lo condena. Hace que se vuelva un siervo. El dinero al servicio de la vida puede ser gestionado de manera justa por la cooperativa, si ésta es una cooperativa auténtica, verdadera, donde no manda el capital sobre los hombres, sino los hombres sobre el capital. Por ello les digo que hacen bien –y les digo que lo hagan cada vez más– en contrastar y combatir contra las falsas cooperativas, aquellas que prostituyen su propio nombre de cooperativa. Es decir, de una realidad tan buena, para engañar a la gente con objetivos de lucro contrarios a los de la verdadera  y auténtica cooperación”. 28/2/2015. Conferencia italiana de Cooperativas. RV.

(*) Reflexiones del Papa Francisco. Síntesis semanal, en base a extractos textuales. Producido por María Cristina Camacho de Armas para su difusión en: camachodearmas@gmail.com, https://www.facebook.com/catedrafrancisco y  http://nueva-realidad.blogspot.com.ar/